Literatura

Repensando los clásicos infantiles desde Chile | Reseñas

Los clásicos infantiles han sido reformulados a lo largo del tiempo. Historias que en un comienzo buscaban moralizar o reflejar los aspectos socioculturales de la Europa moderna, llegaron a nosotros con versiones un tanto diferente a través de cuentos y películas.

Generalmente nos acercamos a estas historias por sus versiones un tanto más “inocentes” donde se han eliminado algunos finales crueles o temáticas más complicadas para la sociedad contemporánea. Aún así, la mirada casi siempre se ha realizado desde Europa o Estados Unidos. Por lo que en esta oportunidad les traigo versiones de historias clásicas hechas por dos autoras chilenas. 

Los clásicos infantiles de Gabriela Mistral

Gabriela Mistral escribió las versiones de varios de los clásicos infantiles que conocemos en la actualidad. Tuve la oportunidad de leer La Bella Durmiente, Cenicienta y Caperucita Roja que fueron recogidas e ilustradas por la Editorial Amanuta.

No conocía este trabajo de la autora y me sorprendió gratamente. Cada cuento está versificado y ceñido a las versiones originales, incluyendo el no muy feliz final de Caperucita. A pesar del respeto por la autenticidad de las tramas,  Mistral toma elementos propios del barroco latinoamericano, como la repetición y ciertos instrumentos musicales que se aprecian en Cenicienta (que de todos fue mi favorito).

Otro aspecto que me gustó fue la alusión a Caperucita Roja en el poema de la Bella Durmiente. Mistral las hace parte del mismo universo literario. Un crossover mejor que el de los Power Rangers con las Tortugas Ninjas.

El trabajo de las ilustradoras es una maravilla. Es una obra que puede ser leída y disfrutada a cualquier edad. En especial si buscamos acercar el trabajo de Gabriela Mistral a las nuevas generaciones. Son poemas que cuentan con un ritmo ágil  y el hecho de que las historias sean tan conocidas, puede suscitar mayor interés por parte de ellos. No obstante, el lenguaje no es tan infantil, pero sí puede ser leído con ayuda de un adulto o por lectores más independientes.

Nieve Negra de Camila Valenzuela

Un retelling del clásico Blanca Nieves pero situado en un barrio de Ñuñoa (Santiago, Chile). En capítulos decrecientes seguimos la historia de dos chicas. Una vive durante el período de la Colonia rodeada de una cruel madrastra y una sirvienta africana. La otra en la actualidad enfrentada a los problemas típicos de la adolescencia, junto al hecho de que la mudanza a una casa antigua la pone en contacto con extrañas visiones.

La historia toma elementos claves del cuento original: el espejo y la manzana. A su vez, también inserta componentes propios de la Cultura Latinoamericana, como la formación social de la Colonia. Lo que a mi parecer enriquece la historia, es que Nieve Negra está enfocada en las mujeres y ellas son un aspecto fundamental de la trama. Podemos apreciar los diferentes roles y cuestionarlos, todo esto en poco más de cien páginas.

Con respecto a la narración, es interesante el hecho de que esté ambientada en dos períodos históricos. Sin embargo, siento que ambos no quedaron escritos con la misma fluidez. Extrañamente, los capítulos de la Colonia me parecieron más agradables de leer. Los del período actual se me hicieron más forzados.

Es una lectura que disfruté mucho.  Demuestra lo rica que puede ser la literatura juvenil si se trabaja con el mismo respeto que otros tipos de literatura.


Ambas autoras forman parte de las recomendaciones que hizo nuestra editora sobre Literatura chilena y de su desafío de leer más literatura latinoaméricana durante este año.

2 Comments

  1. Claudia

    18/04/2018 at 6:15 pm

    Primera noticia que tengo acerca de lo que hizo Gabriela Mistral con los clásicos infantiles. Me gustaría mucho tener la oportunidad de leer y, por supuesto, ver esas versiones. Es genial saber de cosas nuevas a través de ti, Nataly ☺️

    1. Nataly

      02/05/2018 at 9:34 pm

      Me alegra mucho que este post te haya servido para conocer el trabajo. Puedes encontrarlos de forma gratuitas en la Biblioteca Pública Digital.
      ¡Muchas gracias por comentar! Saludos

Leave a Reply